jueves, 1 de diciembre de 2011

SOBERANIA ALIMENTARIA Y EMPLEO

  
La Soberanía Alimentaria como ya muchos saben es el derecho que tienen los pueblos y naciones a producir todo aquello que consumen, lo que sin duda propiciaría un aumento del empleo al reducirse las importaciones, reducirse los gastos de transporte y aumentarse la mano de obra necesaria para cubrir las necesidades alimentarias de dicho pueblo.
                                                                                                                Este concepto va en la línea opuesta al de la Globalización que apuesta por la producción en masa de ciertos productos en lugares muy concretos de forma que se produce un excedente que se importa a otras zonas que tienen carencia de esos productos, pero si nos paramos a pensar un poco esto mismo es una contradicción ya que si una zona se dedica a la producción a gran escala de un limitado número de productos, inevitablemente producirá la escasez de otros los cuales serán necesarios importar de otros lugares.
   Este trasiego de productos propicia siempre la aparición de especuladores y amigos del dinero fácil que manipulan los mercados no en pos de un mejor y más eficaz intercambio de productos sino más bien en su propio beneficio...
   La Soberanía Alimentaria por el contrario fomenta el aprovechamiento local de los recursos, elimina intermediarios que puedan especular con los precios, mejora la calidad de los productos que serán más ecológicos y frescos al no tener que transportarse largas distancias ni tener que almacenarse para su transporte.
   Este modelo de producción beneficia principalmente a los consumidores, a los productores directos y los comerciantes locales cuyos beneficios probablemente repercutan en gran parte en la propia zona.

   Lo ideal sería que las importaciones se redujeran lo máximo posible de forma que el valor añadido de la mayoría de los productos se quede en la misma zona de producción.
   En nuestro país es evidente que predomina una economía basada en la globalización de los recursos y su resultado esta más que a la vista, destrucción de empleo aumento de los costes, de los impuestos etc.
   En estos tiempos son ya muchos los que se replantean de forma seria un cambio en nuestra manera forma de ver la economía sostenible y socialmente justa con los productores y los consumidores.
   Ya es hora de que fomentemos tanto el consumo como la producción a nivel local, aprovechando así al máximo todo el potencial de nuestros recursos, creando empleo sostenible y de calidad.


 

EL CRISOL Design by Insight © 2009